lunes, 30 de mayo de 2016

Murió de hambre el Amor

El, aprendió muy bien a hacer sus cosas a escondidas.   Yo, me dedique a construir mi propio Castillo.   Quizás fue por eso que no nos dimos cuenta de esa nube negra sobre nuestras vidas.   La misma  que se posaba cada noche sobre nuestra cama.  La que se interponía cuando el me abrazaba.    Quien sabe?    El,  aferrado cada vez mas a sus cosas,  mientras que yo dejaba morir lentamente mis esperanzas.    Así fue creciendo dentro de los dos la mariposa de la indiferencia.  Y dejamos pasar el tiempo, así como también paso el amor.     No hay culpables.   Los dos somos responsables.    
Y el amor?    Ah!   Murió de hambre el Amor.



9 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Precioso Jackie, una realidad triste que abunda,el amor muere por falta de besos,de abrazos,de miradas que alimentan...al final ese tierno gorrión cae sin vida del nido.
Que disfrutes de la tarde de lunes.
Besos Javier.

Carmen Silza dijo...

Quería decir Jackie, con el móvil tengo que llevar cuidado...Besos

Amapola Azzul dijo...

A veces ocurre. Besos.

Rafael dijo...

A veces sucede así, como esa mariposa que citas.
Un abrazo.

Marcos dijo...

El amor es como una llamita que hay que cuidarla y alimentar cada dia. A la mujer además de amarla, necesita se le diga a diario.

Ilesin dijo...

Es así de cierto cuando no se cuida el amor este muere y se produce un abismo irreparable.
Besos

llorenç Gimenez dijo...

Hola Jackie.. Con lo hermosas y simpáticas que son las mariposas, nunca pueden ser símbolo de la indiferencia, en todo caso de esperanza, aunque como las mariposa, igual que aparecen, desaparecen, pero te queda un buen recuerdo de su presencia..
Un abrazo..

Claudio Ariño dijo...

El amor que se va en realidad le está abriendo camino a otro mayor. Saludos.

Beatriz Martín dijo...

uuuffff hermos profundo versos Jackie escribes bello un beso desde mi brillo del mar