jueves, 17 de julio de 2014

Soy Madre





Soy Madre!

A veces los hijos pronuncian palabras que son un machetazo directo al corazón.   La mente tardara en procesarlo; pero en el alma siempre quedara el amor.

Se me ocurre bañarme en el rió del silencio.   Correr al  
jardín de la indiferencia.  
Tomar la flor mas hermosa y fragante.   Prendarla a mis labios.  Y que cada palabra salga perfumada de perdón.   Soltar  suavemente  este aire que hoy contamina el alma.   Así,  dejar que poco a poco se me escape este  dolor. 

10 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

El perdón es la más grande manifestación del amor... Siempre llega, de manera muy dulce yu nos haqce revivir, de mejor manera. Es un placer conocerte y leerte.
Besos, Jackie.

llorenç Gimenez dijo...

Jackie... Los hijos..los hijos.. nos dan fuerzas, alegrías, esperanzas, disgustos, desasosiego, pero cuando se reconcilian es lo mas maravilloso, espera paciente, que tus frutos maduraran...
Un abrazo..

RoseMarie dijo...

Jackie, hoy tus palabras me hablan al corazon, por que atravieso momentos desicivos en mi vida por situaciones con un hijo.pudiera abonar muchas mas palabras cargadas de verdad, pero hoy reconosco, que necesitaba escuchar tus palabras, tu sentir cargado de esa fuerte y emotiva enseñanza, se siente como sabiuria 'encapsulada', me la tomare para mi , para refrescar mis lastimadas emociones, gracias por aportar, abrazos! Rose M

Boris Estebitan dijo...

Bello post, saludos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Poema de un lirismo herido. ESo es la poesía, una abertura a la catarsis, un desahogo. Bello versar. Un abrazo. carlos

la MaLquEridA dijo...

Las madres no deberíamos guardar en nuestra mente los hechos malos de nuestros hijos para con nosotros, no sé si eso fuera bueno pero se me ocurre.

Te mando un abrazo fuerte.

Kaas dijo...

Y bueno, lo hijos... Como somos!!!

Ánimo que no siempre las palabras expresan lo que sentimos, a veces sólo salen y ya, y no quieren decir nada de nada. El perdón es la liberación del alma. de éso estoy segura.

Un beso desde http://elpiedekaas.blogspot.com.es/

Marina Fligueira dijo...

Aunque dolorosas son preciosas tus letras, es un poema exquisitamente bello.

Lo hijos nunca sabrán lo que una madre lucha por ellos; sólo cuando ellos tengan hijos se darán cuenta de lo mucho que los queremos: Y cuanto nos hemos sacrificado, desde el momento que nacen hasta que son mayores y aún así nos preocupamos pensamos que son igualmente niños.

Un abrazo, Amiga. ¡Y como ya te dije, adelante! Adelante.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Cuanto sana el perdón...UN abrazo. Carlos

Rayén dijo...

Hay que dejar que todo fluya!.
Hermoso blog y bella la melodía.
Muchos abrazos.