miércoles, 21 de mayo de 2014

Sin ti solo soy una triste Cenicienta



Tengo que reconocer que aun me falta mucho por aprender. Y aunque día a día voy caminando hacia una sola dirección hay veces que el camino se pone pedregoso y mis pies comienzan a doler. Y cuando Intento correr a toda prisa, una piedra grande se cruza en mi camino haciéndome tropezar y caer. Y es que en momentos pareciera que me las se todas, que ya no te necesito para seguir, y cometo el gran error de sentirme auto suficiente; Pero es en ese momento que tengo que reconocer, cuanto me falta aun por Aprender!

Si. Porque hay momentos en que disfruto de la vida vestida de Princesa, Y olvidando que eres Tu mi Rey; Bailo, Río, Gozo, Siento...
Por eso al llegar las doce (Tu Tiempo) un ruido de campanas estremece todo mi ser, y me confundo, Y quisiera salir corriendo; pero Tu Mano me alcanza, mi orgullo me golpea, me azota mi conciencia. Y cuando Tu Palabra me confronta, mis pies descalsos quisieran huir de esta verdad; pero Tu amor que es mio, me persigue hasta alcanzarme, Y al encontrarme claudicando me Abrazas, me Amas, Tu Presencia me desnuda Y tengo que reconocer mi gran Verdad...

Sin Ti solo soy, Una Triste Cenicienta. 



3 comentarios:

icue dijo...

Que gran razón tienes, nunca lo sabremos todo, nuca estaremos debidamente formados para hacer frente a las situaciones de la vida, es necesario ser humildes y reconocerlo.
Un afectuoso saludo

Niña Pochita dijo...

Yo también soy una triste cenicienta.

Te vi en el blog La huella del ojo.

Saludos para ti.

AMBAR dijo...

Cando tendremos la humildad suficiente para reconocer que somos meros instrumentos por los cuales el Supremos actua? nada somos ni nada podemos, cuando andamos fuera de su enfoque.
Gracias por estas profundas letras.
Un abrazo.
Ambar